Periodistas digitales: especializados o híbridos

Las tareas que cumple el periodista digital obedecen a tres tipos: las que surgieron por la necesidad del nuevo medio, las que son resultado de una fusión de labores que antes eran ejecutadas por varios profesionales, o las que han sido transferidas directamente  del medio tradicional.

Actualmente, la división del trabajo del periodista en los medios digitales apunta a la multiplicidad de funciones y un progresivo aumento de la hibridación ocupacional, lejos del modelo tradicional de la división de funciones que favorecía la especialización en medios tradicionales.

Tras la revisión de los oficios del periodista digital, se establece que en una jornada laboral que va de 6 a 8 horas, dependiendo de cada unidad web, los profesionales fungen como redactores, correctores, hacedores de contenido multimedia, mediadores sociales, distribuidores y buscadores de información, entre otras funciones que, al no estar claramente definidas en espacio y tiempo de ejecución, son realizadas según el ritmo de trabajo y la plantilla disponible.

Es decir, el periodista debe ser multifuncional, y debe serlo todo el tiempo. Su ejercicio profesional no está determinado por una clara definición de responsabilidades, sino por la realización de un trabajo múltiple y diverso.

Tal como se mencionó en el capítulo anterior, la mayoría de las unidades web estudiadas apuesta por la hibridación profesional.  Es decir, de siete equipos, cinco.

Sin embargo, investigadores como Gerardo Albarrán de Alba, destaca la importancia de avanzar hacia la especialización en las unidades web. En su ponencia para el Congreso Nacional e Internacional del Foro de Periodismo Argentino (Fopea), celebrado en Buenos Aires en noviembre de 2008, destacaba:

Internet, como medio, exige especialización, del mismo modo que la prensa escrita, la radio y la televisión requiere periodistas que dominen las herramientas que caracterizan a cada una de estas plataformas: la palabra escrita, la palabra hablada y la imagen como centro de la noticia (…) La división del trabajo dentro de cualquier medio obedece a la necesaria especialización del complejo proceso de construcción de la noticia. Por eso hay reporteros, redactores, correctores, editores, fotógrafos, camarógrafos, productores y todavía un largo etcétera. Como en una gran orquesta, todos saben de música, pero cada quien domina su instrumento (Albarrán, 2008)

Sin embargo, en las entrevistas realizadas a los periodistas digitales, la opinión general era que si los usuarios eran capaces de concebir un contenido multimedia, de hacer un contenido integral para sus blogs, su perfil en redes sociales o para sitios web ¿por qué no podría hacerlo un comunicador social formado para el ejercicio periodístico?

Otros también mencionaban que la hibridación fue un proceso natural, marcado por la escasez de personal en los equipos web, que ha rendido buenos frutos.

Ante la interrogante de sus expectativas sobre la especialización o la hibridación, la mayoría de los entrevistados considera que hacer múltiples tareas, todas referidas eso sí a su formación, es algo inherente a la naturaleza del medio y, por tanto para el periodista digital.

La percepción de quien suscribe esta investigación, por su experiencia de cinco años como redactora, coordinadora y luego ocupando un cargo gerencial en un medio digital, es que la hibridación es una actitud entendida y asumida por el periodista digital, un profesional polivalente que, además, demuestra gran versatilidad y disponibilidad.

En todos los casos, no se entiende que la mayor carga de trabajo signifique que no se respeten los turnos de la jornada laboral, pero sí que no se ofrezca más diversidad o cantidad de contenidos en el sitio web.

Híbridos o especializados, es interesante que, sin cumplir la mayoría de edad, el periodismo digital en Venezuela ya se plantee más de una manera de trabajar y se abran debates al respecto.

La revisión de las funciones y responsabilidades del periodista en medios digitales también confirma que sí realiza actividades inherentes a su profesión y demuestra que usa las herramientas y los conocimientos adquiridos durante su formación universitaria en las diversas Escuelas de Comunicación Social, aunque no haya sido una formación completa e integral en el campo de las comunicaciones digitales, según los datos obtenidos en la presente investigación.

En este sentido, también queda claro que para responder a la dinámica flexible del trabajo y a la naturaleza de su ejercicio profesional como periodista digital, el comunicador digital debe fortalecer áreas para las que no fue capacitado adecuadamente en la academia.

Por tanto, es correcto el uso del término “oficio” utilizado en este capítulo, ya que a su escaso aprendizaje académico en el tema digital, el periodista debe sumar obligatoriamente la capacitación no formal que recibe, directamente, en el área de trabajo.

Lea el siguiente subcapítulo:  Dilemas éticos del ejercicio profesional

Regrese al índice del Capítulo IV:  El periodista digital venezolano

No comments yet

Leave a Reply

Note: You can use basic XHTML in your comments. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS